Explicación del tema 10
Literatura II
Tema 10. Narrativa del siglo XX, movimientos literarios de vanguardia

10.1 Los movimientos literarios de vanguardia (futurismo, dadaísmo, surrealismo, expresionismo)

Al finalizar el siglo XIX el hombre europeo creía estar en el momento de auge y bienestar, el triunfo cultural del capitalismo en el Viejo Continente creaba un ambiente de confort económico y social; ya en el siglo XX se pensaba que la calidad de vida estaba en la cúspide teniendo al dinero, como elemento de poder que daba solidez a la época.

Desde la segunda mitad del siglo XIX los socialistas declaraban el desequilibrio social del capitalismo aunque la clase burguesa confiaba en el sistema la realidad era otra ya que todo apuntaba a su decadencia; la Primera Guerra Mundial vino a ser el inicio del declive de la solidez y el progreso.

Correa y Orozco explican como el ser humano se encontró ante una realidad que no comprendía: la estabilidad social e histórica se había roto, y el enigma del futuro lo aterraba, exigiendo un cambio en la concepción del mundo, los valores morales se ven desquebrajados desde sus estructuras morales, sociales y culturales; el ser humano se da cuenta de su enorme capacidad para construir y también para destruir.

El desequilibrio es devastador, la Primer Guerra Mundial, poco después la Segunda, todo este caos hace al hombre testigo de cómo sus inventos que alguna vez construyeron ahora destruyen provocando un fuerte impacto en las mentes de los hombres.

Como ejemplo tenemos a la aviación, invento de los hermanos Wright que de la noche a la mañana se convierte en un instrumento bélico, el invento de Einstein de la composición y descomposición de la materia y la fuerza emanada del átomo, ahora el hombre entiende que nada es eterno todo es relativo, tornando un ambiente de angustia que será el gran síntoma que define al hombre del siglo XX.

Ahora los científicos se inclinan a estudiar la mente del ser humano para calmar su angustia recurrente, los cuales se interesan de sobremanera por los estudios de Sigmund Freud y su famoso psicoanálisis abriendo un panorama de carácter interiorista.

En el caso del arte el cual pide una total libertad, en contra de normas y restricciones estéticas anteriores y a favor de continuar otras abriendo muchas posibilidades de conocimiento al igual que la ciencia y la técnica, la variedad es la clave proponiendo diversas propuestas estéticas vanguardistas entre las que destacan: futurismo, dadaísmo, surrealismo, expresionismo entre otros.

Movimientos literarios de vanguardia

Vanguardia; este término se relaciona con el conflicto bélico de 1914 a 1918, su origen es militar refiriéndose a la partes de las fuerzas armadas que marchaban al frente del cuerpo principal. La vanguardia no se refiere a una corriente artística en si misma si no que representa a los ismos o tendencias que lo integran como por ejemplo: futurismo, dadaísmo, expresionismo y surrealismo las cuales cada una de ellas posee sus propias características siempre buscando su propio estilo en un sentido de originalidad y que a su vez conforman la vanguardia del momento aunque todas ellas basadas en el desequilibrio y angustia que vivía el hombre del siglo XX supliendo la solidez de un pasado remoto.

Futurismo

“Un auto de carrera es más hermoso que la Victoria de Samotracia” esta frase dicha por el poeta italiano Filippo Tomasso Marinetti precursor del futurismo literario deja entrever parte de la filosofía de este movimiento.

Entre los principios más destacados de este estilo están los siguientes: la abominación del pasado, rechazo a la perennidad, el gusto por la violencia, la temeridad y la revolución, exaltación de lo deportivo en contra de la meditación y el ensueño, la belleza del movimiento y la velocidad y la necesaria provocación del escándalo, la máquina se erige como símbolo y representación del progreso humano.

Dadaísmo

Movimiento encabezado por el escritor francés Tristán Tzara; dadaísmo es un término que proviene del vocablo dadá como sonido que hace un recién nacido, esta tendencia más que poseer un espíritu creativo parece discriminatorio, anarquista, de escándalo y provocación que rechaza todo lo establecido, su principio sostiene que no debe darse una relación entre la idea y la palabra, que la significación racional carece de valor, que el realismo y la imaginación deben ser repudiados y que la opinión pública no representa un factor importante para el desarrollo del dadaísmo. El dadaísmo marcó la pauta para la aparición del surrealismo.

Surrealismo

El jefe del movimiento surrealista fue el escritor y poeta francés André Bretón; el surrealismo es el más destacado movimiento vanguardista el cual está basado en el subconsciente, la narrativa de este estilo se desarrolla en un contexto onírico y sobrenatural, otra característica es la constante búsqueda de un mundo maravilloso, imaginativo, fantástico hasta llegar al delirio y la incoherencia buscando un estado parecido a la enajenación mental, suponiendo que en este se encuentra la libertad espiritual.

El autor surrealista busca la introspección y un sondeo del yo por medio de la escritura automática con el objetivo de dar rienda suelta a su inspiración, escribiendo libremente en un fluir mental. Utiliza las técnicas del psicoanálisis para proyectar lo que está oculto en el inconsciente dando a conocer dos realidades: la aparente y la inconsciente es decir la externa y la interna y más profunda del individuo.

Expresionismo

Sus máximos exponentes fueron el escritor checo Rainer María Rilke y el poeta austriaco Georg Trake; este movimiento pretende a través de sus narrativas transmitir sensaciones internas del ser humano por medio de signos identificables alejándose de los motivos externos de la realidad, busca una comprensión más profunda de los problemas del hombre contemporáneo, su visión está dirigida hacia lo universal, su estilo está compuesto de contrastes agresivos y altamente expresivos, su tono es ético con tendencias a la protesta contra su entorno social, también tiende al pesimismo con tonos amargos, nihilista y apocalíptico con acento deformado y grotesco.

10.2 Franz Kafka (Metamorfosis)

Franz Kafka (1883 – 1923) escritor checo reconocido como una de las máximas figuras de la literatura moderna y máximo exponente del surrealismo literario, su narrativa aborda temas como: la soledad, frustración, angustia, en un ambiente metafísico, onírico y sobrenatural que irónicamente refleja una realidad angustiante.

Un claro ejemplo de este estilo lo podemos ver en su obra Metamorfosis, en donde narra la historia de Gregorio Samsa un viajante comercial que está encargado de mantener a toda su familia, un día quizá por el estrés o por locura se convierte en un insecto, un escarabajo para ser precisos, Gregorio posterior a su metamorfosis sufre el desprecio, asco y abandono de su propia familia debido a su aspecto.

10.3 Narrativa de ciencia ficción

Tendencia que se popularizó a mediados del siglo XX, las narrativas de ciencia ficción especulan constantemente sobre las consecuencias que tendrán en el futuro las innovaciones tecnológicas y científicas cada vez más impresionantes, generalmente los autores de estas obras son científicos con intereses literarios lo que hace más creíble y lógica esas especulaciones, algunas de ellas han sido notablemente acertadas, como ejemplo de ello tenemos a Julio Verne con sus obras De la tierra a la luna, Veinte mil leguas de viaje submarino, La vuelta al mundo en ochenta días, entre otras obras en donde anticipó hechos científicos que hicieron historia.

Otros relatos acertados son de los autores Isaac Asimov con Un verdadero Amor, Yo Robot, etc., Ray Bradbury, con su obra; Fahrenheit 451, etc., entre otros autores. Algunas visiones todavía no se cumplen entre ellas tenemos, que la sobrepoblación obligarán al hombre a una emigración extraterrestre, también se habla de una futura convivencia de humanos con seres de otros planetas, los robots pudieran volverse contra los humanos, aunque la esperanza sobrevive por lo general en estas narraciones que invitan a buscar soluciones a lo que parece un futuro inminente; cuidando la naturaleza y revalorando nuestra condición humana.

10.4 Ray Bradbury (Crónicas marcianas)

Esta colección de relatos reúne la crónica de la colonización de Marte por parte de una humanidad que abandona la Tierra en sucesivas oleadas de cohetes plateados y sueña con reproducir en el Planeta Rojo una civilización de perritos calientes, cómodos sofás y limonada en el porche al atardecer. Pero los colonos también traen en su equipaje las enfermedades que diezmarán a los marcianos y mostrarán muy poco respeto por una cultura planetaria, misteriosa y fascinante, que estos intentarán proteger ante la rapacidad de los terrícolas.

Lecturalia (2010): Crónicas Marcianas. Recuperado el 18 de abril del 2010, de http://www.lecturalia.com/libro/7723/cronicas-marcianas.

10.5 Isaac Asimov (Yo, robot)

Dentro del campo de la ciencia ficción, uno de los autores que más han escrito sobre robótica es, sin duda, Isaac Asimov. Sus docenas de relatos sobre el tema así lo avalan... así como las múltiples aproximaciones que le ha dado al mismo. Asimov es el inventor de las llamadas "tres leyes de la robótica", a saber:

  1. Un robot nunca dañará a un ser humano, ni dejará por inacción que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando esas órdenes estén en oposición con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esa protección no esté en conflicto con la Primera o Segunda Ley.

Analizadas con frialdad, estas leyes son el manual del esclavo perfecto: devoción absoluta al dueño, obediencia ciega (pero con el seguro de impedir que el robot pueda ser utilizado como arma) e instinto de conservación. Pero Asimov retuerce una y otra vez estos conceptos hasta acabar convirtiendo a algunos de sus relatos en auténticas maravillas del género.

Su obra cumbre, en este sentido, es sin duda "Yo robot". Narrada desde la perspectiva de Susan Calvin, una de las investigadoras que más contribuyó al desarrollo del cerebro positrónico, base del raciocinio del robot y de sus peculiares limitaciones, en este libro se exponen magistralmente los sutiles matices y claroscuros del universo robótico asimoviano... y de sus relaciones con el género humano.

La paranoia de los probadores, Donovan y Powell, enfrentados a máquinas que aparentemente desafían las leyes que las dominan, la relación de amor/odio de la propia Susan Calvin respecto de la obra de su vida, la dicotomía de una sociedad que necesita del robot, pero lo desprecia y lo teme, todos estos temas son magistralmente estudiados por Asimov. En efecto, Asimov demuestra cómo las tres leyes de la robótica, enunciadas para establecer un status quo de sumisión, pueden evolucionar para convertir al robot en una entidad más humana que los humanos.

Shvoong (2010).Yo, Robot. Recuperado el 18 de abril del 2010, de http://es.shvoong.com/books/14522-yo-robot/

Derechos reservados © Universidad TecMilenio, A.C.

Imprimr Print