Explicación del tema 4
Retroalimentación efectiva y comunicación cálida
Tema 4. Importancia de la retroalimentación efectiva (parte I)

4.1 Características de la retroalimentación efectiva

La retroalimentación es una herramienta que puede ser formal o informal y se brinda de varias maneras: verbal, no verbal, escrita o actuada. Promueve la participación activa de los actores del proceso de enseñanza–aprendizaje y su propósito es maximizar los resultados, los cuales se reflejarán en la satisfacción y avance de nuestros alumnos si se utiliza de manera efectiva por parte del docente.

Como ya se ha mencionado, la retroalimentación es la oportunidad de intercambiar puntos de vista y observaciones; la efectividad de ésta radica en el cómo, es decir, la manera en la que se interpreta, se comunica y se dan observaciones al otro. Las características de una retroalimentación efectiva deben ser las siguientes:

  1. Oportunidad: la retroalimentación se debe hacer en el momento apropiado y correcto, no antes ni después, sino en el tiempo señalado para hacerlo.

  2. Claridad: las indicaciones o correcciones que haga el docente deben ser entendibles, fáciles de comprender.

  3. Exactitud: esta característica consiste en informar con precisión, exactitud y de manera concreta el curso de la materia y el avance del alumno.

  4. Mesura: ésta es una cualidad que incluye muchas otras, como son moderación, corrección, cortesía y respeto, es decir, es posible indicar a los alumnos de los aciertos y errores de una manera adecuada, que toque fibras sensibles sólo en beneficio de la enseñanza y el aprendizaje.

Por ejemplo, si comunicas al alumno que efectúa buenas aportaciones en los foros de discusión en los tiempos señalados por la agenda, este comentario, aunque halagador y oportuno, es de poca utilidad para el estudiante. En cambio, si se le explica que hubo una buena síntesis del problema, que la jerarquización de ideas fue correcta, que se consideró adecuadamente la opinión de las aportaciones de los compañeros, etc., esto le será de mayor utilidad y le ayudará a progresar. Ser claros y exactos en la retroalimentación es de suma importancia para lograr una retroalimentación efectiva.

4.2 Técnicas para lograr la retroalimentación efectiva

Es importante recordar que retroalimentar no sólo significa evaluar una tarea o un examen, sino también informar o guiar sobre el curso o materia que se imparte. Este proceso abarca desde el inicio y hasta el término del curso.

Los momentos en los que se recomienda ofrecer retroalimentación efectiva son los siguientes:

La retroalimentación efectiva debe ser permanente, aunque el curso, la agenda y el alumno van marcando los momentos clave para efectuarla.

Algunas recomendaciones para lograr la retroalimentación efectiva son:

Para ejercer una retroalimentación efectiva puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Construir un entorno en donde la retroalimentación sea bienvenida. Se sugiere ser oportuno y mantener líneas abiertas de comunicación con el alumno.
  2. Comenzar por las fortalezas y los aciertos del alumno.
  3. Señalar las áreas de oportunidad con mesura y claridad.
  4. Estar consciente que tanto el lenguaje verbal como el no verbal o corporal comunican al dar retroalimentación. Se recomienda no usar palabras o tono de confrontación. La retroalimentación es una forma de conversación a veces difícil por lo que ésta debe ser asertiva, directa, abierta y honesta.
  5. Procurar ser específico y tener argumentos claros al momento de evaluar, esto para no confundir al alumno; es decir, desglosar la puntuación obtenida, ya sea conforme a las rúbricas, si se trata de una tarea (actividad evaluable); por mencionar un ejemplo.
  6. Mantener una escucha activa y estar abiertos a la posibilidad de corrección de alguna calificación, en los casos que lo amerite, o en su defecto ofrecer argumentos claros y concretos sobre la evaluación y resultados.
  7. Motivar al alumno por medio de frases o comentarios que lo alienten a mejorar e inviten a continuar con su curso.

Escuchar activamente es importante porque:

  • Si sabemos escuchar, los demás sentirán la confianza necesaria para ser sinceros con nosotros.
  • La persona que nos habla se siente valorada. 
  • Escuchar tiene efectos tranquilizantes y facilita que se eliminen tensiones. 
  • Favorece una relación positiva con nuestro interlocutor. 
  • Permite llegar al fondo de los problemas. 
  • Provocamos respeto hacia nosotros en quien nos habla. 
  • Es una recompensa para nuestro interlocutor (Valdivia Correa, 2007).

Lo que no debe hacerse durante una retroalimentación se le conoce como retroalimentación no efectiva. Algunas características de la retroalimentación no efectiva se mencionan a continuación:

4.3 Retroalimentación conductista vs retroalimentación constructivista

La retroalimentación conductista se basa en el autoritarismo, el poder y la arbitrariedad. El maestro es el actor principal cuyo fin es la enseñanza. Se enfoca en los errores, por lo que la motivación no es parte importante del proceso y se preocupa por la repetición de la enseñanza a través del ensayo y el error.

La retroalimentación constructivista promueve la mejora continua y la asertividad. El alumno es el actor principal cuyo fin es el aprendizaje; se enfoca tanto en aciertos como en las áreas de oportunidad y refuerza las fortalezas, procura la motivación y autogestión por parte del alumno.

A continuación se muestran dos ejemplos en donde podrán notar las diferencias de una retroalimentación conductista y otra constructivista:

Ejemplo de retroalimentación conductista

“El día de hoy he notado lo distraído que eres; el resultado del último examen de hace un mes habla mucho de tu eficiencia decadente; mi esfuerzo como maestro está tirado a la basura; un 35 es un resultado bastante dramático, te recomiendo que ya no te esfuerces demasiado, de todas formas no hay mucho qué hacer para que salves esta materia, a menos que vengas estos tres sábados siguientes para explicarte de nuevo el tema hasta que te lo aprendas.”

Ejemplo de retroalimentación constructivista

El día de hoy te he notado distraído; tus últimos resultados de actividades y exámenes de la última semana no han sido favorables; creo que no te has esforzado lo suficiente; estoy seguro que si te esfuerzas un poco más tendrás resultados mucho mejores: si procuras mejorar te verás beneficiado y el único que puede hacerlo eres tú mismo si así lo decides. Te recomiendo que pongas más atención a mi clase y dediques más tiempo al estudio.

4.4 Retroalimentación efectiva en las tecnologías de información y comunicación (TICs)

Es importante recalcar que los sistemas virtuales tienen la fama de ser fríos, es decir, que son un medio difícil para crear estímulos en el receptor o mostrar afectos a través de ellos. Sin embargo, esto es una falacia, ya que por medio de estos sistemas se han logrado establecer vínculos de afecto importantes. Los sistemas virtuales son herramientas ricas para transmitir emociones, afectos, estímulos y motivaciones en beneficio del alumno. La emoción conduce a la acción (del latín motere, "movimiento"). Sin lugar a dudas, en el ambiente e-learning la retroalimentación debe ser más minuciosa sin descuidar, por supuesto, la oportunidad, la exactitud, la claridad y la mesura, factores que también conforman las características de la retroalimentación efectiva en las TICs. Las recomendaciones son las mismas; la diferencia es que, en los sistemas virtuales, los tonos en el lenguaje no se darán en el volumen, entonación o pausas de la voz, pero sí con la puntuación, acentuación y algunos otros trucos de los que se puede valer el docente virtual.

El tutor en línea debe considerar que el nivel de incertidumbre será mayor por parte del alumno virtual en comparación a los aprendices presenciales, ya que no tienen un contacto físico con el docente, lo que pudiera generar un nivel mayor de estrés. Por tal motivo, la empatía es una habilidad que el docente virtual debe desarrollar al máximo y de igual forma por ningún motivo descuidar la efectividad en la retroalimentación, ya que esto provocará elevar los índices de estrés en el estudiante y afectar no sólo el vínculo docente-estudiante sino también el proceso de enseñanza-aprendizaje, volviendo esto una bola de nieve difícil de deshacer.

Se recomienda que el docente virtual dé retroalimentación respecto al objetivo del curso, temario, ponderaciones, metodologías, políticas, etc., desde el inicio del mismo. Igualmente debe hacer una breve explicación del manejo de Blackboard, entrega de tareas, agenda, rúbricas, etc. Esto es sólo el primer paso de la retroalimentación. Posteriormente, el docente debe respetar la agenda lo más posible para no desorientar al alumno y respetar los tiempos para proporcionar la retroalimentación; es decir, si el alumno ya entregó la actividad evaluable dos, para ese momento ya debe estar enterado de la calificación y las observaciones correspondientes de la actividad evaluable uno; de esta manera el alumno ya sabrá qué es lo que hizo bien o mal y esto le permitirá dar una dirección correcta a su aprendizaje.

Asimismo, el docente virtual debe estar al pendiente de las dudas que vayan surgiendo a lo largo del curso y en la medida de lo posible disminuir el estrés o la inseguridad que puede generarse en alumnos que aún no están acostumbrados a tomar cursos en línea. Sin duda, el hecho de ofrecer retroalimentación efectiva y comunicación cálida dará seguridad, confianza y motivación al estudiante.

Referencias bibliográficas
  • Ávila, L. P. (2010, 19 de diciembre). La importancia de la retroalimentación en los procesos de evaluación. Scribd. Recuperado el 4 de febrero de 2011, de http://www.scribd.com/doc/28275647/La-importancia-de-la-retroalimentacion

  • Valdivia, S (2007). ¿Qué es la escucha activa? Éxito ya. Recuperado el 9 de marzo de 2011, de: http://www.exitoya.com/articulos/250_299/254.htm

D.R. © Universidad TecMilenio.

Imprimir Imprimir